ELLOS TAMBIÉN ENVEJECEN.

Ahora me refiero a nuestros edificios, allí donde habitamos, nuestras casas, oficinas, escuelas, hospitales, etc. Es inevitable, lo explicábamos el otro día hablando de las personas, el motivo es el mismo: la entropía.

Si en una persona es en el rostro donde apreciamos rápidamente los estragos causados por el paso inexorable de los años, en un edificio la fachada asume el principal protagonismo a la hora de delatar la entropía de los materiales utilizados y su comportamiento ante los inevitables cambios de naturaleza físico-química que van a experimentar de una forma rápida o paulatina, eso dependerá en gran medida del arquitecto.  De eso se trata, de que los cambios sean paulatinos, de que la fachada sepa envejecer dignamente.

Este es un tema que representa la asignatura pendiente de muchos arquitectos, P1010780incluso de grandes arquitectos, como luego explicaremos. Durante veinte años (1969-1989) fui profesor no numerario  de la Escuela Técnica Superior  de Arquitectura de la UPC de Barcelona, de la asignatura  Materiales de Construcción; en horario de tarde, compatible con mi dedicación como Arquitecto Municipal. También he sido durante dos años Director del Laboratorio de Materiales de la Escuela, y participé  como parte del equipo organizador y  ponente en el Primer Congreso Nacional sobre Patología de la Edificación, celebrado en el Colegio de Arquitectos de Barcelona( abril 1984 ). He pasado cientos de horas indagando cuestiones puramente técnicas relacionadas con los materiales que utilizamos cuando construimos, explorando los fenómenos físico-químicos a los que van a estar sometidos cuando los exponemos a la intemperie. Estos conocimientos he intentado rentabilizarlos en la construcción o rehabilitación de mas de doscientos edificios públicos y privados durante 45 años de profesión. Mis edificios no saldrán en las revistas de arquitectura, son anónimos, me conformo con que sepan envejecer dignamente.

Estudié la carrera en Madrid y tuve unos excelentes profesores de Proyectos, De la Sota, Carvajal, Fernández Alba, Sainz de Oiza, y Puig Torner en Barcelona, donde la acabé  en 1966. Del Plan de 1957, mi especialidad es Economía y Técnica de Obras. Si todas esas horas que dediqué a estudiar áridas cuestiones técnicas las hubiera empleado en estudiar Composición Arquitectónica y escanear la trayectoria de los grandes maestros a través de las revistas de arquitectura es posible que ahora estaría entre la élite catalana de los arquitectos icónicos. (Es una posibilidad remota)

P1010786

Esta mañana, como tantas veces hago, he caminado desde mi casa hasta la avenida de la Catedral. De nuevo he visitado el Mercado de Santa Caterina. En el  relato de la lipoatrofia ambientado con galeras, tildé de “ barroco” al arquitecto catalán Enric  Miralles; no lo dije peyorativamente, fue una metáfora para evidenciar que el barroco  del XVII no ha muerto; nos queda barroco para largo;  cambian  los materiales, las técnicas de aplicación y las formas con permiso de unos y otras  pero, en esencia, la actitud no cambia. Para demostrar un teorema un  matemático  puede  llenar tres folios de algoritmos, otro lo hará en medio folio. Lo mismo ocurre cuando un arquitecto desarrolla su proyecto para cumplir un programa de necesidades dentro de un contexto urbano y con un presupuesto limitado. Entonces nos podemos encontrar con una solución compleja y abigarrada, y con otra muy simple. A esto me refiero cuando hablo de la actitud.  En ese sentido Miralles y Gehry son dos grandes barrocos y Moneo es un grandísimo clásico. El gran público desconoce que en la fachada principal del mercado, aparte de existir la audaz marquesina construida con diversas bóvedas con estructura mixta de acero y madera, revestidas de cerámica vidriada, en un vuelo espectacular de dos a ocho m. de punta a punta de la fachada, Enric pretendía avanzar aun más una estructura espacial de madera solapada a la anterior. Menos mal que “ mi amigo” bulldog, el Director de Servicios de Urbanismo, Acebillo, lo impidió.

  En el 2015 se cumple  el décimo aniversario de su construcción. La fachada posterior, orientada al SE, está revestida con un parasol fijo construido con tablas de madera de pino Flandes, teñida con una capa protectora de ALSUR, que sin llegar a formar película ( con el riesgo de escamación posterior ) protege perfectamente la madera de modo que al cabo de 10 años el estado de mantenimiento es muy aceptable. Sin embargo se evidencia que la selección de la madera ha sido pésima, por la cantidad de nudos que muestra. Da la impresión que solo ha cumplido el nivel mas bajo de la normativa técnica de selección, o ni siquiera eso.

P1020210

Ronda de San Pablo, c/de la Cera , Plaza del Padró, c/ Carme , Placeta de Aureli Capmany. Nos encontramos con un edificio de viviendas del 2005, de los arquitectos Artigas y Sanabria. Cuando eligieron el carmín como color de la fachada,  apostaron fuerte, hicieron un órdago presencial a las fachadas colindantes: ¡ eh, aquí estoy yo con mi rojo cañón!  Pura vanidad, al cabo de ocho años, de tanto sudar, a la vedette  se le ha corrido el maquillaje. Hubiera sido mas acertado elegir un color claro, como el de la piedra, con ligeros matices de beis, gris, ocre o salmón. Ahora la fachada tiene un aspecto penoso por decoloración irregular de la pintura. En la parte derecha de la foto, donde el edificio gira un tramo haciendo una inflexión mas expuesta al sol del mediodía, el color casi ha desaparecido. En la zona opuesta, menos expuesta al sol por la sombra de los otros edificios, el color aún recuerda algo al original.

La pintura en exteriores sirve para decorar y proteger. Pero ¿ quién protege a la pintura?. Bajo el persistente acoso del sol, la lluvia, los rayos UVA, la contaminación química del aire, las eflorescencias de sales solubles presentes en materiales de química mineral, los problemas de dilatación, etc.no hay pintura que se resista.

En las fachadas hay que utilizar materiales que históricamente han demostrado tener un excelente comportamiento, como las piedras naturales y las artificiales derivadas de los aglomerantes hidráulicos, la cerámica compacta en sus diversas versiones, de forma pesada o superficial, vigilando en el caso de los aplacados la técnica de aplicación. Creo en el vidrio y en materiales metálicos inoxidables hasta un cierto grado, como el aluminio, el acero inox, el cinc, el cobre, el acero Cortén (vigilando que no se manchen materiales porosos adyacentes) No creo en el acero aunque esté galvanizado o lacado. Tarde o temprano se convierte en chatarra por culpa de la maldita entropía. Parece un chiste, pero su uso masivo constituye un claro ejemplo de obsolescencia programada. En las estructuras de hormigón armado utilizadas en las fachadas de los edificios públicos debería prohibirse el uso de armaduras que no fueran de acero inox;  allí podría utilizarse un inox de costo mas asequible que el 18/8, como los aceros al cromo. Cuando a final del XIX descubrimos el hormigón armado creímos que habíamos encontrado la panacea de los materiales estructurales; no fue cierto, con el tiempo comprobamos los graves problemas de oxidación de las armaduras en ambientes salinos o contaminados químicamente, sufrimos la aluminosis y otras patologías.

Tampoco creo en los plásticos derivados del petróleo ( que son la mayoría), los rayos UVA degeneran a corto plazo su estructura molecular y se degradan perdiendo sus prestaciones. Últimamente han proliferado los edificios envueltos en una piel de metacrilato celular o policarbonato, a veces duplicada en una segunda piel. Por la acción de los rayos UVA dentro de 15 años el material se habrá degenerado con un craquelado generalizado, se tornará de color amarillento, habrá perdido elasticidad y será incapaz de resistir vibraciones fuertes por efecto del viento, lo que obligará a una sustitución generalizada.

  Tampoco creo en la madera en exteriores; por su compleja estructura de origen biológico está sometida a continuas tensiones por cambios térmicos e higrométricos. Para mantener su indiscutible belleza y prestancia tendremos que apechugar con un mantenimiento continuado para renovar las capas de barniz lijando previamente la última capa, y con el tiempo el material habrá oscurecido perdiendo su calidez. Un ejemplo emblemático sería el Parc de Recerca  Biomédica de la Barceloneta ( 55.000 m2 ), inaugurado el 2006,  de los arquitectos Brullet , Pineda y de Luna, con un impresionante parasol de unos 4.000  m2 de superficie en un plano vertical y unos 7.000 m2 en desarrollo.   Construido con listones horizontales, ligeramente inclinados y separados 8cm, de madera de cedro rojo ( 5 x 7’5 cm).  Han pasado siete años y pronto habrá que ir pensando en montar un andamio para regenerar la capa del barniz protector de la madera. Sería anecdótico que en el año 2016, cuando se hubiera seleccionado para participar en el Premio Década de la Fundación Oscar Tusquets, el juez único  se encontrara con un andamio de 5.000 m2  delante del edificio. ¿Qué costará rehabilitar el parasol de madera dentro de tres años? Suponiendo que se mantengan los precios actuales, costaría:7000 m2 de superficie decapada y rebarnizada a 17 € x m2 = 119.000 € ;  mas 5.000 m2 de andamio a 7 €xm2 = 35.000€; Total: 154.000€ de Ejecución Material, que con 19% de BI + GG y 21% de IVA, dan un TOTAL de 221.745 € ( 37 millones de ptas). Cantidad nada despreciable.

Abril 2015, he visitado el edificio y compruebo como la parte mas castigada, la que tiene mas horas de sol por  estar orientada al sur ha adquirido un tono casi grisáceo y ha perdido bastante el tono amarillento de la madera. La fachada norte se conserva mucho mejor aunque también se ha decolorado algo. Creo que la fachada de madera podrá aguantar un total de 15 años  desde su origen sin necesidad de renovar  su protección. Su buen comportamiento a la intemperie se debe en gran medida a la rigurosa selección de la madera, por la casi ausencia de nudos aparentes.

descargabrullet

1338237305_0001cx-e1338239153110brullet

 

 

 

 

 

 

Guadalajara ( México ) 2005. Se van a cumplir 10 años desde la construcción de un edificio emblemático: La Torre de oficinas Cube, de la laureada arquitecta Carme Pinós por el que recibió un premio internacional de arquitectura. Las fachadas están protegidas con un brise-soleil de madera de pino en lamas horizontales separadas unas de otras y con marcos móviles. La intención era montar una fachada ventilada despegada del acristalamiento, crear una ventilación natural cruzada que atravesara la planta  y conectase con el patio interior central del trébol de hormigón armado,  consiguiendo prescindir del aire acondicionado dado el buen clima de la ciudad. Sería interesante conocer, al cabo de 10 años, como se ha comportado la madera.

94px-Cube_17        120px-Cube_23  PARA SOL

Camino unos metros mas y me encuentro en c/Càrme chaflán c/  Roig con un edificio espléndido, que recibió merecidamente el Premio Ciudad de Barcelona,(1995) y el Premio Década de la Fundación Oscar Tusquets (2005), del laureado arquitecto Josep LLinás. Una obra maestra de Arquitectura Mediterránea, con una solución en planta muy ingeniosa consistente en multiplicar la superficie exterior de la fachada mas larga a base de retranqueos importantes. Nos encontramos ante un edificio con persianas de librillo de madera de pino Flandes pintadas de un verde saturado, vierteaguas cerámicos y superficies opacas pintadas en un tono amarfilado . Podría estar también en Almería, Mallorca, Atenas o  Nápoles. Al cabo de 18 años el comportamiento de la fachada ha sido nefasto. Aparecen fisuras por todas partes, sobre todo en el murete de coronación del edificio y una muy acusada de forma horizontal encima de una poderosa jácena con un voladizo de unos cuatro metros en el chaflán del edificio. Parece muy evidente que en la protección con mortero de cemento portland de la fachada no se intercaló la  imprescindible malla para absorber las retracciones y movimientos de los materiales. Puede ser un fallo de proyecto o de dirección. Se evidencia también la falta de calidad de las dos pinturas, la que debía proteger el revoco y la verde de la madera. Las pinturas acrílicas al agua son muy fáciles de adulterar añadiendo mas agua de la cuenta. Tienen mejor comportamiento la pinturas con resina vinílica, y mejor aún las de base mineral con silicatos, aunque son las mas caras  y de técnica de aplicación mas compleja para evitar  las destonificación  en el momento del secado. Un lienzo de unos 3 m2 de aplacado de piedra natural de 2cm de espesor  situado en un pilar de hormigón armado del chaflán se ha desprendido. Sin duda un edificio que no ha sabido envejecer dignamente.

20150802_085500_bis Puente del AVE en la AP-7 . Sant Celoni.

En la autopista AP-7 Barcelona – Girona podemos encontrarnos con dos puentes metálicos del AVE de diseño vanguardista. Uno está pintado de color blanco y el otro de azul cobalto. Han pasado cinco años y el blanco se aprecia inalterado, en cambio el azul se está destiñendo de forma alarmante, produciendo una sensación de abandono. El ingeniero que diseñó el azul apostó por un órdago irresponsable que resultó efímero y a la postre equivocado.

P1010774Para terminar voy a plantear qué puede ocurrir cuando el vertebrado etéreo, el arquitecto, en un acto pueril de ensimismamiento, recordando la arquitectura vernácula de Cataluña y en especial la rasilla cerámica lisa de 13’5 x 28 x1’5 cm, antes utilizada  de forma masiva en el acabado de azoteas y terrazas, tiene la brillante idea de colocarla en el pavimento interior de una escuela de Primaria o en la ampliación de una escuela de Arquitectura, en un acto  guiado por la noble idea de “ fer pais” Esto tampoco es un chiste, lo hizo Emilio Donato en el CEIP la Taxonera y Jose Mª Coderch en la ampliación de la Escuela Técnica de Arquitectura  de la Diagonal. Sin duda un lapsus al ignorar las prestaciones mínimas que en cuanto a dureza superficial a la abrasión, dureza al impacto, porosidad, higiene y tolerancia de medidas,  ha de tener el material que forma  parte del  pavimento de un edificio público.

Lo dije en el primer relato (04-03-2011). Ante los nuevos paradigmas de la Arquitectura Eco-Eficiente y Sostenible los arquitectos tenemos que reciclarnos. Lo repetí en el titulado: ¿Qué podemos hacer los arquitectos? Necesitamos subir el nivel de nuestros conocimientos técnicos y estudiar mas Física y Química si no queremos perder la batalla contra nuestros feroces competidores  hititas, los Ingenieros Industriales y los Camineros. Envolvámonos como siempre con nuestra túnica sagrada, la Estética, pero forjemos un  escudo impenetrable de acero al titanio que nos proteja en la contienda.       

P1010781 El Padró.

Relación de imágenes:  Viviendas. Plaçeta Aureli Capmany;  Mercado de Santa Caterina;  Centre de Recerca Biomédica;  Oficinas. Torre Cube ( México ); Puente del AVE; Viviendas. C/Càrme-C/Roig.

 

John Starling.

Anuncios

2 comentarios el “ELLOS TAMBIÉN ENVEJECEN.

  1. Vicente Yarto dice:

    Sigo pensando lo mismo, encuentro muy acertados tus comentarios y análisis de los edificios referidos y materiales empleados. Algunos aprendimos a base de “experiencias” que no de formación. Sigue así General. Un abrazo.

  2. luis Bañeras dice:

    Absolutanente de acuerdo con las manifestaciones del profesor Stirling,
    Mientras leia este articulo me ha venido a la memoria las clases que por motivo de la mega huelga de estudiantes, alla por los años 1971-72, suscito el cierre de la E.T.S.A.B, motivo por el cual, nos impartistes en tu despacho particualr desinteresadamente unos cuantas clases magistrales.
    Algunos de los comentarios que recoges en este articulo ya nos los transmitistes durante estos dias.
    Gracias y un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s