FILOSOFÍA DEL ESCOTE.

imonica belluccimages

Durante varios días hemos podido seguir en La Vanguardia la opinión de los lectores sobre un divertido tema propuesto por su columnista Sergi Pamies, con el título de Filosofía del escote. El tema da para mucho porque el punto de vista puede resultar muy poliédrico, dependiendo de aspectos culturales, del sexo del opinante, de sus convicciones morales, de su sentido del humor etc. ¿ Cuál debería ser el protocolo masculino ante un escote femenino explícitamente explícito con exhibición de un generoso canalillo? La verdad, tengo muchas dudas de qué hacer en estos casos, sobre todo si conozco a la persona por primera vez. Puede que mirándola a los ojos descubra si se siente cómoda con el escaparate, si ha sido un órdago, o si se trata de pura coquetería. Quizás si hablamos un poco con ella nos dé una pista de como enfocar el tema aunque yo intentaría, como mal menor, deslizar con cierta ironía una observación ingeniosa y de doble sentido. (Recuerdo que de pequeño conocí una anécdota atribuida a Quevedo y a la entonces reina de España, que era coja. El escritor ganó una apuesta importante al conseguir llamarle coja sin sufrir castigo alguno por la afrenta. Simplemente se dirigió a ella llevando una flor en cada mano y ofreciéndoselas en actitud respetuosa  le dijo: ¡ Entre este clavel y esta rosa, su majestad escoja! )

En su segundo y último escrito en su columna sobre el tema, Pamies confiesa que después de conocer los argumentos de los lectores, expuestos de manera trascendente o recreativa, moderna o anticuada, machista o feminista, sigue sin saber como actuar, aunque también considera la evidente  posibilidad de ignorarlo aplicando principios zen. La actriz Adriana Ugarte dice: “A veces me gusta mas enseñar que intentar tapar porque queda mas morboso, mas raro.” El morbo es un elemento que no habíamos tenido en cuenta en el debate y que completa el repertorio de razones para llevar o no llevar escote y, por consiguiente , también para mirarlo o lo que demonios debamos hacer para ser pectoralmente correctos.

La lectora Olivia Sánchez le preguntaba: “ ¿ Donde cree que las lectoras clavamos la mirada en los hombres?” El escritor se considera sorprendido y afirma que hasta ahora estaba convencido de que las mujeres nunca actuaban siguiendo el primitivo instinto de las primeras impresiones. Que lo que mas valoraban en un hombre era su sentido del humor, su sinceridad y su sensibilidad. Pamies continua: ”Haciendo una investigación de urgencia  me ha sorprendido constatar que muchas mujeres también “ clavan la mirada”, casi siempre en la mirada del hombre y por lo que he averiguado lo hacen para comprobar si ellos las miran a los ojos ( o a qué) pero sobre todo para calibrar el efecto que les produce haberlas mirado; en segundo lugar suelen mirar la boca y las manos aunque también el culo. Ninguna mujer consultada ha declarado que “ les clave la mirada” en el paquete, acción popularizada por la serie Sexo en Nueva York, que según parece tiene numerosas adeptas hiperactivas.

Conclusión: mayoritariamente las mujeres y los hombres nos miramos a los ojos. Y el escote sólo es un modo de sabotear este buen propósito de ponernos a prueba y de interferir en nuestra compostura con el ingrediente _ justificado o no, esa es otra historia_ de un juego de tentaciones basado en el lenguaje no verbal”.

 CASSELmages

Bellucci y su ex, Cassel, después en una interpretación

muy personal de un juego de tentaciones

basado en el lenguaje no verbal.

 

 John Starling.

 

Anuncios

OLVIDARSE EL MÓVIL.

viewerCLAROSCURO 

Casualmente, frente al puente de Camprodón, me encuentro con un compañero de estudios. Para celebrar el azar del reencuentro, le propongo pasear por el paseo Maristany, el mas elegante de Catalunya. Prefiere sentarse en una terraza de la plaza del Doctor Robert y pasamos unas horas charlando ante unas Moritz, a la sombra de los plátanos. Era un muchacho de ojos vivaces; todavía lo son, aunque hundidos en un rostro devastado.¿Qué tal te ha ido la vida?, pregunto. “ Ahora estoy arruinado, como todo el mundo, pero durante años he triunfado en los dos aspectos esenciales de la existencia masculina: sexo y dinero”. ¡ Caramba. exclamo yo, con deje irónico. Sin darse`por aludido, el tipo dispara un monólogo que solo detendrá para regalarse ávidos sorbos de cerveza.

Comienza explicando que, “sin dejar acompañar a una incierta cantidad de señoras”, ha tenido tiempo de casarse dos veces, “ambas con final feliz”. “No te diré a  qué tipo de negocios me he dedicado porque te veo capaz de contarlo en La Vanguardia. Lo mejor de mi vida son mis aventuras. Y no te confundas: sigo en la brecha: ¡Todavía me despierto en camas ajenas! ¡Y mas a menudo que mis hijos!”

No hace mucho, cuenta, saliendo a las tres de la madrugada del piso de una amante, se metió en el ascensor: la máquina arrancó, pero se paró enseguida. “No podía abrir, no podía bajar; me había olvidado el móvil en casa de la mujer y, si pedía ayuda a gritos en plena noche, habría provocado un escándalo. El marido tenía turno de noche y debía llegar a las pocas horas. A oscuras, sentado de mala manera, conseguí dormirme”. ¿ No estabas nervioso? “ Estaba satisfecho y fatigado. Había pasado unas horas de agradable desgaste físico: mi cuerpo reclamaba descanso”. A primera hora de la mañana, un hombre lo despertó. Amabilísimo, llamó con su móvil al servicio de urgencia y le hizo compañía durante el tiempo que tardó el técnico en llegar. ¿Era el marido?” En efecto: lo era”. ¿Y de qué hablasteis?. “De futbol, de la crisis, de los inconvenientes de vivir en una escalera con el ascensor antiguo”. Se cayeron bien. Cuando finalmente mi compañero logró salir del ascensor, el marido lo invitó a tomar algo caliente en su casa.

La mujer preparó para los dos un desayuno de tenedor. “Y fue ella quien, sentada junto al  marido, y mientras por debajo de la mesa me devolvía el móvil que yo había olvidado en su tocador, preguntó: ¿Qué hacía usted a altas horas de la noche en nuestra escalera?”. El amable marido intervino, diciendo: “ ¡Mujer !, que eso no se pregunta…! Usted bajaba del ático, ¿verdad?”, afirmó guiñando un ojo con disimulo. La mujer aprovechó la ocasión: “¿ Y tú cómo sabías que hay señoras en el ático?”. Mi compañero aprovechó la embarazosa duda que esta pregunta suscitó en el buen marido para largarse. Con el estómago lleno, el cuerpo magullado y la batería del móvil cargada.

Muchas gracias a Antoni Puigverd, columnista de La Vanguardia.

 

John Starling.

PAN, ACEITE Y VINO.

mA 024 [1280x768] 

“Mar i montanya” ( Pollastre amb escamarlans.)

Os presento al tridente de la dieta mediterránea, necesariamente complementado por otros pilares básicos para sostener el templo de nuestra gastronomía. ¿Recordáis el Partenón? Su fachada de acceso dispone de ocho pilares ( siempre un numero par) en cambio la mas larga, la lateral, tiene diecisiete. Si tuviera que elegir cinco alimentos mas hasta llegar a ocho seleccionaría el pollo ( con los huevos), el pescado azul, el arroz, las verduras ( tomate, zanahoria, lechuga, pepino, pimiento,  bróquil) y las frutas; y sería fantástico poder elegir hasta los diecisiete del otro alzado para contar además con  las legumbres, el jamón serrano, el queso( con la leche), el pavo, el conejo,las setas, la miel, el pimentón, la pimienta, la sal y el azafrán.

Este ha sido un buen año para la producción de cereales en Catalunya, España y el conjunto de la Comunidad Europea. Los datos aportados por Asaja (Asociacion Agraria Jóvenes Agricultores) indican que Catalunya lidera la producción a escala nacional,  con una superficie cultivada de 319.444 Ha, que con un rendimiento medio en secano de 6.000kg x Ha da un peso de 192.000 Tm, equivalentes a 2.560 vagones tolva de cereal. Este año el trigo se paga a 180 € xTm, ( cuando el año pasado cotizaba a 270.) Estamos hablando de 34’6 Millones de euros. De momento somos autosuficientes en cuanto a pan, pastas, harinas y derivados.

En Catalunya se cultivan 240.000 Ha de olivar en siete denominaciones de origen, siendo la arbequina la mas genuina ( 70.000Ha); la producción es de 103.000 Tm de olivas ( el 40% de la producción nacional) y 22.848 Tm de aceite (5kg para extraer 1 l de aceite), 14.615 extra virgen, 6.604 virgen y 1.629 lampante, no apto para el consumo sin refinarlo previamente) Si partimos de una densidad promedia de 300 olivos x Ha, en una retícula de 7 x 5m, podríamos aventurar que existen 72 millones de olivos que alguna vez han oído hablar catalán. Mi amigo Balbino, como yo  empedernido cazador de jabalíes en la Junquera, tiene en Rosas un campo de olivos de 1 Ha, con 200 olivos de picual de diez años de edad, y la última temporada elaboró 470 l de un excelente aceite a partir de una cosecha de 2.300 kg olivas. Del orden de unas 267.000Tm de olivas se destinan para su aliño. He aquí una posible receta para encurtidos:  Utilizar olivas que no estén demasiado verdes, para comprobarlo intentaremos clavar la uña sin demasiada resistencia en la superficie; lavarlas y colocarlas en un recipiente de cristal o en una orza de cerámica esmaltada; durante 12 días cambiaremos el agua cada 24h; la operación del aliño requiere una semana como mínimo sumergiéndolas en salmuera ( 50gr. de sal x litro de agua como mínimo; se recomienda de 70-90grs y algunos proponen 100 ). El agua de mar tiene entre 30-50gr x litro; el agua salobre 5-30grxl y el agua potable menos de 0’5 grxl)  Añadir tomillo, laurel, un 20% de vinagre, unos dientes de ajo, trozos de cebolla y de limón,  unos granos de pimienta, una cucharada de aceite y media de pimentón picante. En Valencia y Baleares se utiliza una yerba aromática llamada pebrella ( variedad de tomillo) y la sajolida.( ajedrea) El aliño se hará por capas alternadas, la primera y la última serán de aliño. El tarro se tapará con un trapo de algodón y a los 30 días estarán súper buenas. Los componentes de una oliva son: 50% de agua; 22% de aceite; 19’1% de azúcares; 5’8% de celulosa; 1’6% de proteínas y 1’5% de cenizas. Somos autosuficientes en la producción de aceite de oliva y podemos presumir de elaborar el mejor aceite extra virgen del mundo, gracias a la arbequina.

Un derivado de la industria conservera de olivas sin hueso es el aprovechamiento de los huesos o piñoles que representan el 15% de su peso. A nivel nacional se producen 450.000Tm al año. Con alto poder calorífico ex un excelente combustible para las calderas de biomasa. Algo similar ocurre con la cáscara de almendra y avellana, aunque hay que reconocer que deben ser consumidas en áreas próximas para evitar el encarecimiento por el transporte.

La superficie destinada a la viña es en Cataluña muy inferior a la del olivar; tenemos plantados 65.000 Ha de viñedos y hay 12 denominaciones de origen, de las cuales las mas antiguas son Priorat y Ciurana y la de mayor producción Penedés.  Con un rendimiento promedio en secano de 3.800Kg de uva x Ha, elaboramos 123.500.000. litros de vino( I l. de vino x 2 Kl de uva), ó 164’67 millones de botellas. Los viñedos del Celler Vall LLach de Porrera (Priorato) con 3Ha elaboran 110.000botellas de un vino tinto ( 70% cariñena y 30% garnacha), de 15’5º, a un precio entre 30-49€ x botella. De este rendimiento se puede extrapolar que las 30 Ha de Can Messi del Barça podrían dar un millón de botellas al año, para mayor gloria de Cataluña. En vinos y derivados también somos autosuficientes.

Nuestro territorio, de 32.000Km2 tiene forma triangular y contiene una gran variedad de paisajes ricos en productos agrícolas de secano o de regadío además de importantes zonas boscosas; en el lado mas corto del triángulo, al norte, podemos desarrollar la ganadería vacuna y la industria lechera gracias a los pastos naturales y el cultivo de la alfalfa y el maíz; promover el turismo de nieve, el de deportes acuáticos de aguas bravas y el de la caza mayor.  En las tierras de poniente , con la influencia del Ebro y sus afluentes tenemos ganadería porcina, ovina, avícola, forrajes, cereales,  viñedos, hortalizas, frutales, olivar y la caza menor.  La hipotenusa del triángulo, de 580Km de costa, es el arco mediterráneo, con viñedos, olivar, cítricos, arroz, hortalizas de proximidad y sobre todo la industria portuaria y pesquera, la química de destilación del petróleo y derivados, la manufacturera, la textil,  la turística y la cultural, con una gastronomía de alto nivel. Catalunya ha sabido preservar una personalidad, una cultura y una lengua, y su radical modernidad le permite el liderazgo a nivel peninsular en turismo, industria o escuelas de negocios.

Somos un pequeño país de 7’5 millones de habitantes, tolerante, integrador y autosuficiente, que aspira a su autogobierno político, a su autogestión  socioeconómica y  a potenciar su identidad, con una lengua y una cultura diferenciadas que cohesionan a su sociedad, con una tradición literaria que se remonta al siglo XII, y dotado de una institución de gobierno, la Generalitat, que cuenta setecientos años.

 John Starling.

PAISAJE DE VIÑAS.

Carole_Bouquet_2013

Después de los relatos relacionados con los vinos blancos , primero de Catalunya y después del resto de España, he considerado muy interesante incorporar el artículo de Rafael Nadal, columnista de la Vanguardia, que amplía el horizonte recorriendo pequeños rincones del Mediterráneo donde la cultura y el paisaje de las viñas forman parte de su  historia socio-económica y del ADN de su territorio.

                                                                                  &

La Girona de la postguerra no era tierra de grandes viñas ni de vendimias multitudinarias, pero en nuestros paisajes infantiles siempre había una viña con las cepas alineadas en hileras larguísimas que iban a morir en márgenes llenos de higueras o en pinares frescos, junto al mar.  El recuerdo debe venir de aquellas viñas ásperas y modestas que descubríamos en la Fosca, en el camino de Mas Juny, algunas tardes de agosto que buscábamos la sombra del pinar de la Dolores y desde los pinos hacíamos incursiones a la viña para coger cuatro racimos de uva verde y caliente. Después , cuando marchábamos hacia la playa de Castell, íbamos escupiendo las pieles de una en una y dejábamos un rastro en el sendero, como en el cuento juvenil.

La memoria quizás también idealiza aquellas cuatro parras de un muscat de grano pequeño, pero muy dulce, que de enredaban a las higueras de la masía de Aiguaviva. Era la uva que comíamos de postre los días de setiembre que sacábamos la mesa a la sombra del tilo. En aquella época,  se plantaban las viñas en las tierras mas magras y pedregosas, solo para el vino del año, que al cabo de cuatro días ya era rancio; pero los payeses se lo bebían, porque en invierno el frío apretaba y el vino les daba las energías necesarias

En aquellos años, todavía no nos habíamos familiarizado con las grandes viñas de Europa. Apenas conocíamos por los libros los paisajes de las regiones que han hecho del vino una gran industria: las viñas que se desparraman desde las colinas de Saint-Emilion hasta la desembocadura del Garona.;  las que dibujan ondulaciones suaves en la pendiente de la Cote de Nuits, en Borgoña; las que crecen en un orden perfecto siguiendo los meandros del rio Mosela y los antiguos campos de batalla de Alsacia; las viñas cuidadas como jardines cerca del lago Léman, en Suiza y las que se encaraman a las colinas de yeso de Epernay, en la Champaña francesa. Y también en la réplica dignísima del país que descubríamos en el Panadés en las  pocas ocasiones que hacíamos excursiones hacia el sur, mas allá de Barcelona.

Cuando a finales del siglo XIX la filoxera arrasó las cepas de punta apunta del país, Catalunya dio la espalda al vino. Los historiadores explican que el alcohol destilado durante los siglos XVI y XVII abrió las puertas de la exportación catalana a Europa y construyó las bases  de su posterior industrialización. No siempre hemos hecho justicia, pues, a las viñas, sin las cuales no hubieran existido los capitales que hicieron posible el textil y la industrialización catalana. Pasada la epidemia, cuando los pies reintroducidos desde América permitieron rehacer las viñas, ya solo se atrevieron los productores del Panadés y algunos pequeños resistentes en zonas como el Ampurdan, Alella, el Segriá, el Priorat o la Terra Alta.

En los años cincuenta hacía tres cuartos de siglo que nuestro país había dejado de ser tierra de viñas, pero todavía las llevábamos gravadas en el ADN. El vino formaba parte de nuestra cultura y cuando empezamos a viajar nos reconocíamos en las viñas torturadas que nos recordaban la dureza de nuestra propia tierra: las terrazas increíbles de las Cinque Terre; las viñas salvajes que se agarran a los precipicios entre Amalfi y Positano; las cepas que crecen protegidas del viento, una a una, entre las roca de la punta de Primosten, en la costa croata, y las que  cultivan en desniveles de vértigo los monjes de Simonon Petra, en el estado monástico del Monte Athos. Y también admiramos con respeto viñas atlánticas, que no nos son tan próximas, pero que valoramos como si sobrevolaran nuestros propios precipicios: el espectáculo sobrenatural de las piedras negras de Lanzarote resguardando las cepas verdísimas de la Geria con pequeños muretes semicirculares de piedra volcánica en seco para cada cepa, o las viñas protegidas con paja para evitar la erosión y retener la humedad en las montañas cortadas a cuchillo de la Ribeira Sacra.

Y, descubrimos, sobre todo, las viñas imposibles de las islas mediterráneas, que llegan hasta los cañizales y los tamariscos de las playas mas primitivas. Cada isla tiene sus viñas y las cepas tienen una personalidad tan marcada como la de los mismos isleños. Hablo de viñas como la malvasía de Lípari; de parras que se mezclan con las alcaparras en Salina; de matas que se agarran a la roca volcánica del Etna o del Strómboli; de cepas torturadas en las islas de Santorini, de Korcula y en el Cap de Barbaria, en Formentera; de plantaciones milenarias en Sitía, en el extremo oriental de Creta. En todo el Mediterráneo, las viñas, los olivos y los campos de trigo dibujan paisajes civilizados por la naturaleza y por el hombre, en un diálogo siempre difícil con la naturaleza.

Catalunya lleva algunos años mirando de nuevo a las viñas. Nuevas generaciones de payeses y vinateros producen vinos de renombre mundial en el Montsant, en la Conca, en el Empordá y sobre todo en el Priorat de las pizarras milagrosas de Mas d’en Casadó y de la ermita de la Mare de Deu de la Consolació. Desde hace unos años vuelve a haber también viñas magníficas que cuelgan sobre el mar en la Costa Brava, en Cadaqués, en el Paní, en Garbet, en el camino de Montjoi y en el Mas del Vent, en la Fosca. Vuelven las viñas verdes junto al mar de Sagarra, que se agarran a las terrazas de los muros de piedra seca. Viñas imposibles que hablan de la voluntad tozuda de arraigo y de perseverancia. En tiempo de economías volátiles, un paisaje real, reconfortante.

                                                                 &

Un apunte mas para hablar de un vino blanco de renombre, engendrado por un muscat de Alejandría en una pequeña isla al sur de Sicilia, Pantellería. Hablamos del Sangue d’oro 2009 ( 44’20€. la botella de 0’5 l ), de la bodega de Carole Bouquet, famosa actriz francesa ( “ El oscuro objeto del deseo” de Luis Buñuel . 1997.) ex de Obelix Depardieu.

 Sigo pensando que el Barça debería lanzar al mercado internacional un vino blanco carismático a un precio razonable, pongamos a 6€ la botella. Sería un coupage de xarel-lo, garnacha blanca, picapoll blanco y pansa blanca ( moscatel de grano pequeño). En los viñedos de Can Messi, próximos a Montserrat,  de 30 Ha, se producirían un  millón de botellas al año, para mayor gloria de Catalunya.

976e1fc906fdd291c229eb5bc535666f  La Geria.

John Starling.

POR DEBAJO DEL MILÍMETRO.

 Diatoms_through_the_microscope

Diatomeas marinas de 50 a 500 micras.

Desde hace varios miles de años las medidas de longitud utilizadas por el hombre partían de referentes basados en datos antropométricos relacionados con la longitud de sus miembros; era un sistema eminentemente práctico y universal. Recordemos la braza ( 1’66m) equivalente también a la altura de una persona. , el paso (0’83m),  el codo o antebrazo ( 0’525m), el pié (0’304m), el palmo (0’2075m), la pulgada (2’53 cm); mas tarde la vara ( 0’83m), antes del metro. Recuerdo de pequeño como medían los vendedores la tela en rollo, utilizando una regla de madera de 1m, y con que rapidez despachaban el pedido a mi madre.

Fue en 1791 en Paris cuando se instituyó el metro como unidad de medida universal, con sus múltiplos y submúltiplos, y hablando de estos últimos muy a menudo me pregunto: ¿ Qué hay por debajo del milímetro? Es evidente que esta pregunta también se la hizo Zacharías Jensen en 1608 cuando montando dos lentes convergentes descubrió el primer microscopio con una capacidad de 100X. Han pasado mas de 400 años para alcanzar los 100.000X con el TEM, el microscopio electrónico de transmisión.

Recordemos estas unidades: 1mm = 1/1000m; 1décima = 1/10 mm;   1micra= 1/1000 mm; 1nanómetro = 1/1.000.000 mm; 1 Angstrom = 1/ 10.000.000 mm; 1 picómetro = 1/ 1.000.000.000.mm; 1 yoctómetro= 1/1.000.000.000.000.000.000.000 mm. (21ceros); 1 longitud de Planck = 1’62/100000000000000…38 ceros, como submúltiplos del mm, y estas otras como múltiplos del metro (m): 1kilómetro = 1.000 m;  1megámetro = 1.000.000 m; 1 gigámetro= 1.000.000.000.m; 1terámetro= 1.000.000.000.000.m( 12 ceros); 1 yoctámetro= 1.000.000.000.000.000.000.000.000.m (24 ceros).

Y ahora que conocemos las unidades de medida podemos intentar dar respuesta a las siguientes preguntas: 

El espesor del cabello de mi nieto Yago (8meses) y el de Evo Morales. ( 60 micras y 90 micras)

                                          &

El espesor del hilo de seda de un capullo. ( 8 a 12micras) La longitud del contenido del capullo es de 1200m.

                                           &

El espesor de la capa de pintura acrílica ( dos manos) cuando pintamos en casa.( 150 micras)

                                          &

El espesor del film de aluminio y el de polietileno tranparente que utilizamos en casa.( 10 micras y 8 micras). Las bolsas de polietileno sin asas utilizadas en los supers para pesar alimentos a granel 15 micras.

                                           &

El espesor de una lámina de pan de oro ( 0´1 micra)  Con una esfera de 5 mm de diámetro se puede elaborar una lámina de 256×256 cm ( 6’55 m2 )

                                           &

El espesor de de la lata de cerveza o coca cola ( Al ) ( 100 micras)

                                          &

El espesor de la hoja de papel Din A4 que utilizamos para escribir.( 100 micras)

                                          &

  El tamaño de la bacteria E-Coli, causante de la mayoría de las diarreas. ( 3 micras)

                                         &

El tamaño de “ pro” un alga marina microscópica ( 1micra ) . ( 1 l. de agua del mar contiene 100 millones de esta alga. El fitoplancton es el causante del 30% de la fotosíntesis en el planeta tierra) .

                                        &

  El tamaño del virus H7N9 causante de la gripe aviar. ( 100 nanómetros ó 0’10 micras)

                                         &

  La longitud de onda del espectro solar o luz visible.( entre 3.600 y 7.600 Angstrom)

                                        &

  La longitud de onda de los Rayos X.( 0’1 Angstrom )

                                       & 

  El diámetro de un electrón. (el núcleo del  átomo de hidrógeno mide 1/ 10.000.000.000.000 mm. =1/ 10.000 picómetros) El electrón es mucho mas pequeño, pero ¿ cuánto?. No lo sé. Ayúdame a descubrirlo.

Conclusión: Por debajo del milímetro es muy fácil perderse, y lo mismo ocurre  cuando navegamos por el espacio infinito a la velocidad de la luz.( 365 x 24 x 60 x 60” x 300.000 Km . = 9’4 x 1000.000.000.000 Km.= AL ( distancia recorrida por la luz en un año). 1 Parsec= 3’26 AL. En 1714 los defensores catalanes del asedio de la Ciudadela de Barcelona se han quedado sin pólvora y recurren a rascar el salitre de las eflorescencias formadas en los muros de piedra de los sótanos de sus casas; mientras, un astrónomo inglés, Edmund Halley descubre el M17, una especie de cometa ubicado a 25.000 años luz de distancia.

Casiopea está a 50 años luz de la tierra. Mi morada virtual me pilla un poco lejos, y yo llevo muchos años caminando.

 

John Starling.