FILOSOFÍA DEL ESCOTE.

imonica belluccimages

Durante varios días hemos podido seguir en La Vanguardia la opinión de los lectores sobre un divertido tema propuesto por su columnista Sergi Pamies, con el título de Filosofía del escote. El tema da para mucho porque el punto de vista puede resultar muy poliédrico, dependiendo de aspectos culturales, del sexo del opinante, de sus convicciones morales, de su sentido del humor etc. ¿ Cuál debería ser el protocolo masculino ante un escote femenino explícitamente explícito con exhibición de un generoso canalillo? La verdad, tengo muchas dudas de qué hacer en estos casos, sobre todo si conozco a la persona por primera vez. Puede que mirándola a los ojos descubra si se siente cómoda con el escaparate, si ha sido un órdago, o si se trata de pura coquetería. Quizás si hablamos un poco con ella nos dé una pista de como enfocar el tema aunque yo intentaría, como mal menor, deslizar con cierta ironía una observación ingeniosa y de doble sentido. (Recuerdo que de pequeño conocí una anécdota atribuida a Quevedo y a la entonces reina de España, que era coja. El escritor ganó una apuesta importante al conseguir llamarle coja sin sufrir castigo alguno por la afrenta. Simplemente se dirigió a ella llevando una flor en cada mano y ofreciéndoselas en actitud respetuosa  le dijo: ¡ Entre este clavel y esta rosa, su majestad escoja! )

En su segundo y último escrito en su columna sobre el tema, Pamies confiesa que después de conocer los argumentos de los lectores, expuestos de manera trascendente o recreativa, moderna o anticuada, machista o feminista, sigue sin saber como actuar, aunque también considera la evidente  posibilidad de ignorarlo aplicando principios zen. La actriz Adriana Ugarte dice: “A veces me gusta mas enseñar que intentar tapar porque queda mas morboso, mas raro.” El morbo es un elemento que no habíamos tenido en cuenta en el debate y que completa el repertorio de razones para llevar o no llevar escote y, por consiguiente , también para mirarlo o lo que demonios debamos hacer para ser pectoralmente correctos.

La lectora Olivia Sánchez le preguntaba: “ ¿ Donde cree que las lectoras clavamos la mirada en los hombres?” El escritor se considera sorprendido y afirma que hasta ahora estaba convencido de que las mujeres nunca actuaban siguiendo el primitivo instinto de las primeras impresiones. Que lo que mas valoraban en un hombre era su sentido del humor, su sinceridad y su sensibilidad. Pamies continua: ”Haciendo una investigación de urgencia  me ha sorprendido constatar que muchas mujeres también “ clavan la mirada”, casi siempre en la mirada del hombre y por lo que he averiguado lo hacen para comprobar si ellos las miran a los ojos ( o a qué) pero sobre todo para calibrar el efecto que les produce haberlas mirado; en segundo lugar suelen mirar la boca y las manos aunque también el culo. Ninguna mujer consultada ha declarado que “ les clave la mirada” en el paquete, acción popularizada por la serie Sexo en Nueva York, que según parece tiene numerosas adeptas hiperactivas.

Conclusión: mayoritariamente las mujeres y los hombres nos miramos a los ojos. Y el escote sólo es un modo de sabotear este buen propósito de ponernos a prueba y de interferir en nuestra compostura con el ingrediente _ justificado o no, esa es otra historia_ de un juego de tentaciones basado en el lenguaje no verbal”.

 CASSELmages

Bellucci y su ex, Cassel, después en una interpretación

muy personal de un juego de tentaciones

basado en el lenguaje no verbal.

 

 John Starling.

 

Anuncios

Un comentario el “FILOSOFÍA DEL ESCOTE.

  1. AMVMM dice:

    …pectoralmente correcto…
    jajajajaja…
    Lo primero, te felicito por haber elegido una foto de escote tan estupendo. Es…, estupendo.
    Sin embargo, llevar un escote de vértigo es muy incómodo. Quien se sacrifica siempre lo hace con muy buena intención, porque hay mucha gente interesada.
    Es un generoso detalle.
    Otras veces estamos de camino a hacernos una mamografía, lo cual, desde aquí, aprovecho para desaconsejarlo efusivamente.
    Un tema interesante.
    Besos y abrazos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s