VICTUS : GRAN NOVELA

Retrat_de_Felip_Vé_exposat_cap_per_avall_al_Museu_de_l'Almodí_de_Xàtiva_per_haver_incendiat_la_ciutat_el_1707 

“Agosto 1714. Una libra catalana se dividía en veinte sueldos, y el salario diario de un jornalero barcelonés era de dos sueldos.  Un  litro de vino costaba 8 sueldos. El aguardiente 15. Un par de huevos de gallina, que la gente criaba en los balcones ahora derruidos, 3 sueldos. Un par de gallinas valía 2 libras, lo mismo que un Kg de carne de carnero. Por una libra se podía comprar 7Kg de trigo, el problema era hornear el pan porque no había leña y la gente había quemado hasta los muebles. Así pues, ¡qué comía la gente? El único alimento disponible era una especie de torta amasada con harina de pieles de habas desecadas y agua.

La frontera en que un catalán debía tomar las armas para defender a su país estaba fijada en catorce años.

En la mentalidad del común de los catalanes anida un principio moral único, tan defectuoso como enternecedor: siempre están seguros de tener la razón de su parte. No son el único pueblo a quien le pasa. lo extraordinario del caso catalán es lo que deducen de ello : puesto que tienen la razón, el mundo acabará por dársela. Naturalmente las cosas no son así. El  movimiento de un tren de artillería no lo generan las verdades , sino los intereses, y estos no se debaten: se imponen o se aplastan.

De la Crida recuerdo que solo contenía dos frases. La primera de ellas a mi entender, la mas pulcra, límpida y hermosa jamás escrita en lengua catalana:   Havent los Braços Generals, lo die 6 del corrent aconssellat a est consistori resolgués defensar les Llibertats, Privilegis y Prerrogatives dels Catalans, que nostres Antecessors á costa de sa sanch gloriosament alcansaren, lo die 9 del corrent manaren fer la Crida pública de nostra defensa.”

 

  Para Carme Riera, escritora y académica, los elementos que necesita un libro para convertirse en clásico son : Creación de un mundo propio, fuerza lírica, distancia irónica y palabras que parezcan recién estrenadas. Opino que la última novela de Albert Sanchez Piñol reúne todos estos atributos y que con el tiempo se convertirá en un clásico.

Además, como amante de los aforismos, he conocido algunos inéditos para mí. Por ejemplo:

El matrimonio, esa fortaleza en que los sitiadores quieren entrar y los sitiados salir. ( Vauban. Ingeniero militar)

 

Si un marino no sabe a que puerto se dirige, ningún viento le será favorable. ( Séneca)

 

En un desierto no hay fronteras: el desierto es la frontera.

 

 La gran verdad que encierra la historia: Que la razón está en la sinrazón.

 

Los sentimientos son las nubes que oscurecen la razón.

 

En este mundo sobrevive el que aprende a caminar sobre cristales.

 

Sus luces son infinitamente mas limitadas que el feto de una luciérnaga.

 

Tan increíble como comer martillos y cagar clavos.

 

Cuando un hijo se cae a un pozo, la madre va tras él. Cuando quien cae es la madre, el hijo avisa a los vecinos.

 

No sabrás hasta que te des, no te darás hasta que sepas.

 

Y descubrir que cuanto mas sombrío sea nuestro crepúsculo mas dichoso será el amanecer de los que están por venir.

 

Creo que la novela ya es un éxito de ventas por sus 150.000 ejemplares vendidos y que triunfará definitivamente para el próximo Sant Jordi 2014 ( Si el silicio ( Si) es el elemento químico nº 14 de la Tabla Periódica de los Elementos, este año será el año del silicio, el  año del Si) Por otra parte el próximo 11 de setiembre la novela será publicada en EE.UU en inglés por la editorial Harper Collins. Además el autor ha participado en el guión de una próxima película.

El escritor, que es antropólogo – de no haber estudiado arquitectura, a mí también me hubiera encantado ser antropólogo o entomólogo – escribe lo siguiente en su recién estrenada  columna de la Vanguardia:

“Catalunya es un corredor geográfico. A lo largo de su historia ha visto transitar, y establecerse, a una multitud de pueblos distintos. Y el gran mérito de este diminuto corredor mediterráneo , lo que ha hecho que perviviera culturalmente, ha sido su capacidad para transformar a los recién llegados en activos de su cultura, renovándola. ¿ Quién puede ser catalán? El que quiera serlo. Y este principio, tan sencillo pero tan hermoso, hace que gente de orígenes tan distintos sientan que tienen algo en común.”

 

Desde el baluarte de Santa Clara,  recuerdos de Nan, Anfán, Amelis y el protagonista, Martí Zuviría.

 

John Starling.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s