CAMBIO DE CICLO.

viBICICCLETA Y LADRILLOSewer (3)

Leo en los papeles impresos que los ricos vuelven al ladrillo, como si alguna vez se hubieran marchado. Y debe ser verdad porque con frecuencia se publican noticias de grandes inversiones inmobiliarias ( En Barcelona el dueño de Zara acaba de comprar dos edificios emblemáticos: la sede de Apple en la Plaza de Cataluña y la de Burberrys en Aragón – Paseo de Gracia) Todavía no son viviendas de barriadas del extraradio ni pisos de precio tasado, pero por algo se empieza: por residencias de lujo y por grandes edificios, a ser posible emblemáticos. Los ricos, gente normalmente refinada, no tienen la mala educación de vender con los precios a la baja, ni la descortesía de contribuir a la caída de esos precios poniendo mas inmuebles en el mercado.

Los que siguen abandonando el ladrillo son los desahuciados, los que tienen que vender por necesidad, los que han vuelto a sus pueblos y los que , puestos a renunciar, han renunciado al viejo ideal de todos loas mortales, empezando por los españoles: ser propietarios. ¡Qué tiempos aquellos en que el obrero podía tener la osadía de ser propietario? Ahora, el que no puede seguir siendo pierde la mitad si lo tiene que vender y, si se lo quitan, tiene que seguir pagando la deuda no sé por que extraños manejos del negocio bancario y del imaginativo mercado hipotecario.

La vuelta de los ricos al ladrillo me parece, de todas formas, uno de esos síntomas que los gurús y los políticos identifican como “la buena dirección” y que tanto se atribuye a Rajoy. La crisis se habrá terminado el día en que todos los ricos, desde los fondos buitre hasta los ciudadanos individuales privilegiados, lo hayan comprado todo. Al menos, todo lo que tiene valor de futuro. Después subirán los precios, venderán los inmuebles mucho mas caros, ellos se habrán hecho mucho mas ricos y, cuando se complete el ciclo, volverán a dejarnos caer a todos, nos mirarán con una sonrisa tierno burlona y nos dirán como el crupier que desea que gane la banca: os lo habíais creído, sólo era una burbuja.

Nadie lo planifica, porque no puede haber nadie tan perverso. Muchos pensareis que esto es una ficción, pero las ficciones siempre son superadas por la realidad. A todo este proceso habría que llamarle  “ cambio de manos”, pero está bautizado como “ cambio de ciclo”.

De alguna manera le tenían que poner.

Gracias a Fernando Ónega

 

 John Starling.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s