¡BIENVENIDO, Sr VERANO!

SALIDA DE SOL

Si en Arte es difícil decir algo que sea tan bueno como no decir nada, nunca rompas el silencio si no es para mejorarlo y contempla la sencillez como la sofisticación suprema. ¿Qué merece la pena en la vida?: intentar encontrar la belleza cualquiera que sea la forma que adopte. La felicidad consiste en el goce estético inesperado, el hallazgo imprevisto, la sorpresa; ¡Sorprenderse es aprender! Y aunque ya nada pueda devolver la hora del esplendor en la yerba, de la gloria de las flores, no debemos afligirnos porque siempre la belleza subsiste al recuerdo, y solo ella salvará al mundo. La felicidad es también tener una mala memoria y una buena salud, y tiene que ver además con la capacidad de relativizar: no puedes controlar lo que te sucede, pero sí puedes decidir lo que te afecta. La memoria es una playa que nos devuelve aquello que flota en el mar de nuestros recuerdos y que con los años hace que sintamos menos la soledad del océano. Si la risa es la distancia mas corta entre dos personas, sonriamos juntos contemplando la salida del sol desde una playa de Jávea y brindemos virtualmente con sendas copas de cava gritando: ¡Bienvenido, Sr Verano!

“Si algo de lo que digo  les ha gustado… lo leí en algún libro”. ( Joan Brossa )

 

L. WITTGENSTEIN.   L. BEETHOVEN.  LEONARDO DA VINCI.  TERRY GILLIAN.

FRANCICO FERRER.   WILLIAM WORDSWORTH.  F. DOSTOIEVSKY. 

ALBERT SCHWEITZER.  PETER KRAMER.  MARIUS CAROL.  VICTOR BORGE.

 

John Starling.

Anuncios

VUELO A LA INDEPENDENCIA.

VUELO FORCADAS  Fernando Vicente.

A veces , en Catalunya, personajes encarrilados en una forma de vida pasablemente discreta saltan a la palestra política de un modo estrambótico atraídos por las luces de candilejas y el oropel de las representaciones. Viendo con qué  audacia saltan de un escenario e irrumpen en otro, me quedo boquiabierto. ¿ Por qué Alejandro Caos de Benós, ese aristócrata tarraconense, primogénito del barón de Les, conde de Argelejo y marqués de Rosalmonte, en vez de ocuparse del patrimonio familiar, se erige en fanático portavoz de Corea del Norte, un país de opereta, satrapía de cartón piedra con un tirano de tebeo idealmente gordinflón? ¿ Por qué te vistes de capitán general, la guerrera acorazada con un montón de bruñidas medallas, y te haces llamar Cho Sun-il ( Corea es Una ) ? ¿ Y qué decir de esas monjas que están todo el santo día predicando la secesión de Catalunya? Si salieran con sus hábitos haciendo en TVE campaña por Mariano Rajoy y el PP, quizá a alguien le parecería mal, pero en la Catalunya de CiU fenómenos así se ven como una auténtica muestra de espontaneidad, democracia e incluso feminismo, un poco friki tal vez, pero muy nuestra. ¿ No hubo curas trabucaires? ¿No convocaba Rouco manifestaciones contra la ley del aborto? ¿ No ondea la bandera estelada en los campanarios? La campaña “Volem bisbes catalans”, promovida en los años sesenta por Jordi Pujol, y el legado de mosén Xirinács, que se suicidó en un bosque para “no seguir siendo esclavo de España y Francia”, según su testamento, donde avisa que ese sacrificio no era estéril , sino el abono que germinaría ( no se reencarnaría pues no es católico ) en otros –“ Yo soy en vosotros, amigos” – , culminan en estas monjas del prusés ( proceso soberanista) que de momento son solo dos, a lo mejor se animan otras.

Así, en la campaña para los comicios municipales, Lucía Caram, nativa de Tucumán ( noroeste de Argentina ), famosa por sus apariciones televisivas  gastronómicas – la repostería no tiene secretos para ella – sale del convento, blanco hábito al viento y toca bamboleante de entusiasmo – declarando” soy una monja cojonera ( sic ); una monja de clausura, sí, pero mi claustro es el mundo” – , a hacer campaña por Javier Trías. Se declara enamorada de Àrtur Mas – que se sonríe al oírlo, con la modestia característica del seductor involuntario –, ataca a Duran Lleida por tibio en el prusés ( “ algunos políticos duran demasiado” ), celebra como un hincha los goles del Barça, declara que el sexo es la expresión mas sublime del amor, y como consecuencia de todo ello, de las obras de caridad de su orden y de otras cosas, algunas un poco derrapadas, El Periódico de Catalunya y TV3 la distinguen como “catalán del año 2015”.

Si Lucía Caram es catalán del año, la benedictina Teresa Forcades merecería serlo por lo menos de la década, pues su grosor intelectual es superior, y su agenda, mucho mas variada y completa, e incluye el gran escenario internacional. Esta médico y especialista en teología queer ( moderna rama que se ocupa de las relaciones de gais, lesbianas, bisexuales y transexuales con la divinidad ) obtuvo esta semana permiso para exclaustrarse del convento de San Benet de Montserrat durante un año, prorrogable a tres , para dedicarse a la política; hoy (14/06) preside en el colegio de los padres Escolapios de Tarrasa una asamblea general de su partido, Procés Constituent, con el que abandera la independencia de Catalunya y la unidad de los “ países catalanes”; y dentro de unos días zarpará rumbo a Gaza en la “Flotilla de la Libertad”, para romper el bloqueo de Israel.

Según Forcades, Jesús es de extrema izquierda, y la Monarquía, una institución anacrónica ( no así las órdenes de clausura: ha solicitado volver los fines de semana al convento, para recargar pilas ). Opiniones sin duda tan respetables como puedan serlo las contrarias, pero quizá, su reiterado, aunque cauto, aval al SMM ( Miracle Mineral Solutión, peligroso veneno para la salud pública según la FDA) como remedio contra terribles enfermedades y sus también medidas insinuaciones sobre la perfidia de la industria farmacéutica le pasen factura en campaña.

Como fenómenos políticos, Cao, Caram y Forcades tienen un interés cierto aunque relativo, reiterativo; pero si concitan el interés público, o la curiosidad, ha de ser por algo que merece ser estudiado desde una aproximación de otro tipo y que habla no solo de su psique, sino también de las de los demás. Se trata de casos de escisión de un orden ideal anhelado que, como la vida monástica – no se puede estar mas cerca de Dios, que es la perfección-, seguramente acaba mostrando imperfecciones y grietas, y entonces se tantean otros mundos alternativos ideales, perfectos, redondos en sí mismos, aunque de una realidad meramente mitológica. Cho sun-il y las monjas del prusés van contra la realidad y a favor de la representación de mundos sencillos, perfectamente ordenados, abarcables, en donde reine la justicia y se cumpla la perfección de la historia, y en el fondo les da igual que ese mundo perfecto sea un convento de clausura, un país fascista ( caso de Cao con Corea del Norte ) o la pueril Ítaca de Ártur Mas, paraíso “ win-win”, como él lo define, en cuyo incruento cumplimiento todos saldrán ganando y nadie perderá nada.

Es, una vez mas, la Miracle Mineral Solution, producto alternativo, natural, baratísimo, que nadie puede patentar, que lo mismo cura la malaria que el ébola y el sida, y que solo tiene el defecto de ser fantasmal. Un día no lejano, el acelerado progreso de la realidad virtual solucionará esta escisión inquietante. Entonces estos casos tan locales tendrán mucho mas fácil alivio, pues la realidad virtual les va a permitir construirse mundos ideales a la medida exacta de sus limitaciones y su necesidad de épica. Mientras tanto, el problema del mundo sigue siendo que no es épico, qué le vamos a hacer si persevera tozudamente en ser real.

Muchas gracias a Ignacio Vidal-Folch. 

 

John Starling.

¿ QUIÉN TEME A ADA COLAU ?

ADA COLAU POSTER

Mucho se ha escrito ya sobre el clima de inquietud o enfado de las élites barcelonesas ante la victoria de Ada Colau y su plataforma izquierdista. Mi reflexión se centrará en el miedo. ¿ Miedo? Sí. En los corros políticos y empresariales de Sitges, en los círculos influyentes de Barcelona, más que desprecio a la señora Ada Colau, que lo ha habido, y más que condenas preventivas a su gestión, que también las ha habido, es miedo lo que se percibe.

¿Miedo a una fuerza menor ( 11 concejales ) y a un poder nonato ? Aparentemente. Aunque, puesto que el poder de Ada Colau es hipotético y será precario, el miedo tiene que responder forzosamente a un pavor mas profundo y serio: la la propia debilidad. Es el miedo de las élites barcelonesas a sus propias incapacidades y limitaciones lo que flota en el ambiente. Miedo a tener que romper las propias rutinas y a tener que buscar nuevas maneras de relacionarse con un poder municipal que desde los tiempos de NarcÌs Serra ha sido muy permeable y accesible. Miedo a tener que activar la sociedad civil, siempre tan aplaudida, pero a la vez apática, incluso inapetente, ( ¿ de aquella magna reunión en el 2007 defendiendo en Iese el hub aeroportuario, qué se hizo? ). Miedo a elaborar, proponer y defender un proyecto colectivo

El modelo de ciudad está en peligro, se dice. Pero esta afirmación revela un juicio  muy benévolo de los últimos quince años( ya la Barcelona del 2004 fue un enorme fiasco); y también una enorme desconfianza en la ciudad actual. No es para menos. Barcelona es, ciertamente, una ciudad exitosa, pero responde a la inercia de aquel formidable empuje olímpico. Hay miedo a reconocer que Barcelona avanza como un enorme pollo sin cabeza. No sabe si quiere ser la meca del turismo, la sede marchosa de los congresistas del mundo, la flecha del arco mediterráneo, la capital del sur de Europa, el caucus de la biotecnología y la medicina o un nódulo en la red mundial.

Más arisco, pero no menos miedoso, ha sido el ruido periodístico y político. La aventura en la que han querido liar al digno y triste Trías pretendía emparentar a ERC con el PP para frenar a Colau. Lo que pone de manifiesto que el valor jerárquico no es la libertad de la nación sino la visión neoliberal del mundo. El análisis del president Mas en la entrevista que concedió a nuestro director es estrictamente político: bajan los socialistas suben los izquierdistas. Ni una sola explicación social de la victoria de Colau, tan solo miedos y reproche. En este punto los presidentes Mas y Rajoy coinciden. Ninguna explicación al ascenso de las plataformas de izquierda. En el entorno del PP, como en el de CIU (en el que, ciertamente , existe división de opiniones), abundan las superficialidades agresivas. Afirmaciones estridentes para consumo de los predispuestos al sarcasmo resentido como las de Ana Palacio comparando las ilusiones de Podemos con las del sangriento Estado Islámico.

Singularmente expresivo es el sarcasmo autocomplaciente de esta exministra que, gracias a la política ha desarrollado una bella carrera internacional aunque su carrera sea inferior a la de muchos de los que han votado a Carmena o Colau: coleccionan carreras, másters  e idiomas y no pueden acceder a contratos humillantes y precarios. Hijos de las clases medias y profesionales que han sido abandonados a su a suerte. Las clases medias , especialmente los los profesionales ( profesores, médicos, arquitectos, abogados), están en retroceso. Esto explica el voto a Colau en barrios burgueses. 

A pesar de tanto ruido miedoso, ninguna alta personalidad social o política se ha planteado la pregunta obligada: ¿ por qué ha ganado Colau? Rafael Nadal contestó con una pregunta: “ ¿Y qué esperaban? Francesc Serés lo resumió: “ Si la política no va  los barrios, los barrios van a la política”

Ayer Jordi Amat evocaba “ La ciutat del perdó”, el artículo en el que Joan Maragall valoró la Setmana Trágica. Aunque el panorama barcelonés no tiene hoy nada que ver con lo que dio lugar a la Setmana Trágica ( 1909), los dos problemas de fondo son los mismos. Existe un grave problema social: mientras las élites apenas han notado la crisis, una mayoría social se ha empobrecido y carece de futuro. Sin embargo, persiste la indiferencia de las élites. Esta indiferencia es lo que, inútilmente, quiso corregir el empático y compasivo Joan Maragall. Esta misma indiferencia cristalizó años atrás en un neoliberalismo de corte agresivo entre las jóvenes generaciones de CIU y del PP ( con la connivencia del patriciado cultural del PSC). Una agresividad que quedaba ofuscada o sublimada por el estridente combate de soberanías, pero que ahora reaparece, forzada por la realidad social ( CiU y PP usan el mismo lenguaje).

A pesar de la abundante sopa de letras, no existe ni en España ni en Catalunya una corriente socialcristiana que, junto a la átona socialdemocracia, haya intentado mediar entre las élites y las clases empobrecidas a fin de repartir equitativamente los costes de la crisis. Esta corriente, en cambio, cristaliza en la  Italia de Renzi y abraza un enorme espacio en el que, no sin contradicciones, se reúnen la compasiva DC, los neomarxistas y el social-liberalismo. Nadie ha recordado estos días que la capital económica de Italia cuenta desde hace años con un sindaco de Refundación Comunista llamado Guiliano Pisapia. Milán sigue siendo uno de los motores de Europa.

Muchas gracias a Antoni Puigverd.

Jhon Starling.